Comentario al Sutra de la Perfección de la Sabiduría

Comentario al Sutra de la Perfección de la Sabiduría 
Ven. Lama Guese Tsering Palden

La enseñanza de Buda siempre va dirigida a hacer las acciones positivas, evitar las negativas y subyugar la mente.

Tsong Kapa decía que una motivación positiva siempre da un resultado positivo y una motivación negativa siempre da un resultado negativo. Todo depende de nuestra motivación.

Shantideva decía que la mejor ética es la de vigilar la mente, y decía que ¿De qué sirven las demás éticas si no practicamos esta?

Todos los maestros nos hablan de transformar la mente y trabajar con las emociones aflictivas. Si realmente nos interesa, podemos cambiar nuestra mente. No hay límite para desarrollar la mente positiva. El ejercicio físico tiene un límite, pero esto no existe para la mente.

Nuestras emociones negativas y nuestros pensamientos destructivos tienen un límite, pero el amor la compasión y la sabiduría se pueden desarrollar infinitamente.

Si desarrollamos la mente negativa, generamos insatisfacción y todo tipo de problemas. Si desarrollamos la mente positiva, nos puede proporcionar la felicidad que buscamos y nos da más seguridad y paz interior.

Hablando sólo de planes de la vida. Si los planes están hechos con una buena actitud, estos planes nos pueden ayudar. Pero si están hechos con errores no nos podrán ayudar.

Por eso si nos equivocamos desde el principio de la práctica con una motivación errónea, eso nos puede confundir y perjudicar todo lo que hagamos con esa intención inicial.

Hay dos tipos de conducta, interna y externa. La interna es más importante. Esto no quiere decir que no sirva la ética, que sí es importante, pero es más importante nuestra actitud interna, porque la acción externa siempre sigue a nuestra mente. Después de haber pensado es cuando comenzamos un trabajo. La mente es la que manda, y si lo que manda es bueno, lo que le siga será bueno.

Nuestra mente siempre está pensando algo. Somos incapaces de contar todos los pensamientos que se generan en un día. Algunos pensamientos pueden ser benéficos y otros pueden ser negativos, que nos pueden traer consecuencias negativas.

Para saber cuales son las mentes positivas y cuales las negativas tenemos que estudiar bien cómo funciona nuestra mente y cómo podemos controlar nuestros engaños y emociones negativas. Si así podemos subyugar nuestra mente, podremos subyugar nuestra conducta física y verbal de una forma natural.

Hasta cierto nivel todos sabemos cómo el enfado y otras emociones negativas nos causan daño y cómo influyen a los que están con nosotros. Si cultivamos amor auténtico, compasión y sabiduría, seremos más felices y los que están con nosotros estarán contentos. Por eso es importante estudiar la mente e identificar cuales son los pensamientos negativos que tenemos que subyugar y cuales son los positivos que tenemos que seguir.

La naturaleza de la mente es pura y clara luz. Buda dice que cada uno de los seres conscientes posee el potencial de despertar. Las cualidades positivas (amor, compasión, sabiduría) están fundadas en la naturaleza búdica. Por eso los engaños no son permanentes, porque se pueden separar de nuestra mente.

Dependiendo de la naturaleza de la mente podemos cambiar nuestra mente y desarrollarla infinitamente.

Buda Sakiamuni era un hombre como nosotros, que se equivocaba y tenía emociones negativas, y fue por su práctica por lo que alcanzó la iluminación. Por eso si practicamos correctamente podemos superar las emociones negativas

Todo nuestro sufrimiento o felicidad depende de causas y condiciones. Esto implica que podemos hacer algo para cambiar nuestra vida. Cada uno es responsable de su propio sufrimiento y de su propia felicidad. No podemos echar la culpa a otros seres cuando nos va mal en algo.

Algunas religiones creen en un creador del universo. Según el budismo, si Buda fuera el creador de todo, todo dependería de él y no tendríamos posibilidad de cambiar, ya que todos nuestros sentimientos dependerían de su voluntad.

Antes de practicar se recomienda comprender bien lo que estamos haciendo. Es importante saber las prácticas principales, el propósito del Dharma y los fundamentos de la filosofía budista. Si no se hace así uno puede quedarse en alguna rama o en una práctica secundaria del camino.

Lo correcto es, primero, estudiar y conocer los principios, y dependiendo de la capacidad e interés, uno puede tomar un camino u otro, y a partir de ahí seguir.

Si cometemos un error al principio de la práctica o confundimos al maestro espiritual, esto puede ser un error que nos perjudique mucho tiempo.

Dependemos mucho de la persona que nos indica. Si queremos ir al norte y el guía nos lleva al sur, nunca llegaremos al norte. Buda advirtió que se analizara y examinara bien la práctica antes de seguirla.

Las enseñanzas se pueden dividir en tres temas:

•  Explicación de fenómenos obvios

•  Explicación de fenómenos ocultos

•  Explicación de fenómenos muy ocultos

Cuando se explica algo sobre los fenómenos obvios debemos ver si no hay contradicciones con nuestra experiencia o nuestra percepción directa.

Temas como la vacuidad, la reencarnación o la impermanencia deben ser analizados con razonamientos, porque son fenómenos ocultos, aunque debemos analizar también si hay contradicciones.

Si analizamos el Karma, es un tema muy oculto porque nuestra consciencia sensorial o nuestro razonamiento no pueden comprenderlo completamente. Necesitamos otro tipo de confianza.

Si no encontramos contradicciones en alguno de estos temas, entonces podemos seguirlos.

Si uno elige un camino espiritual, eso no significa criticar a los otros. Uno puede aprender de cosas de otras religiones. Cuando uno se basa en una buena comprensión de una religión, se puede aprender cosas de otras religiones.

Si hay algo que no nos gusta no debemos insistir hasta que ello nos harte.

Otro punto importante del budismo es respetar la vida de otros seres conscientes. El fundamento es no-violencia, que implica compasión, que es la base de la práctica del budismo. Todo el mundo depende de otros, y depende del respeto y del amor de otros.

La última meta del camino del Dharma es lograr el estado de Buda, que es cuando uno ha eliminado las mentes negativas.

Desde este estado se pueda ayudar a los seres con muchísima más sabiduría.

Tomamos refugio en el Buda porque está libre de todos los miedos y posee todas las cualidades positivas. Tiene una gran ecuanimidad hacia todos los seres, quiere ayudar a los demás aunque le hagan daño o le hagan bien.

Todos los seres están en la existencia cíclica, dependen de causas y condiciones, todos son transitorios. Si hubiera algo permanente la pregunta sería ¿quién lo creó?. Dentro de la filosofía de que todo es transitorio no entra el concepto de un Dios creador.

¿Por qué meditamos en la respiración antes de la enseñanza? Los seres normales no podemos concentrarnos sobre dos cosas a la vez, sólo podemos concentrarnos sobre una. Cuando nuestra mente está influenciada por el enfado, no puede manifestar una mente positiva a la vez. Si por el contrario surge un pensamiento positivo, entonces las emociones aflictivas desaparecen. Si después de calmar la mente la dirigimos hacia algo positivo, eso nos da una gran fuerza.

En el Sutra se dice que la corriente de los seres individuales es única. Eso quiere decir que poseemos un sólo tipo de consciencia. Se dice que hay 6 consciencias relacionadas con los 6 sentidos. Lo que quiere decir es que no podemos percibir dos diferentes objetos al mismo tiempo (aunque un sólo objeto puede ser percibido por varios sentidos)

Tenemos que distraer la mente negativa para traer lo positivo. Por eso nos concentramos en la respiración. Cuando hay dos personas y una sola silla, el más listo distrae al otro diciéndole que mire a otro sitio y entonces se sienta.

La motivación es muy importante. Si uno no tiene una buena motivación, aunque medite, no tendrá una práctica espiritual correcta.

Lama Tsong Kapa preguntó que cual era el inicio de la meditación. Unos decían que la respiración, pero la respuesta correcta es la motivación. Si la semilla de una planta es medicinal, lo que plantemos será una planta medicinal, y si es venenosa, tendremos una planta venenosa.

Un Lama a la hora de dar enseñanzas hacía muchas oraciones previas, cuyo objeto era preparar la mente. Al final quedaba muy poco tiempo para la enseñanza principal. Su asistente de dijo que la gente se aburría. El Lama le dijo que no sabían realmente la importancia de las oraciones. Si no hay una buena preparación, la preparación no será buena.

El Sutra del corazón es una enseñanza que resume 16 volúmenes de enseñanza del Prajnaparamita Sutra. Trata del tema de la vacuidad, que es un tema complejo y difícil de realizar.

Los Sutras de Buda son de dos tipos: del método y de la visión de la vacuidad.

Asanga meditó mucho para tener una visión directa del Buda Maitreya. Después de muchos años tuvo la realización y escribió el ornamento para la realización clara, que eran comentarios para comprender el Prajnaparamita Sutra.

El Sutra del Corazón explica la vacuidad, pero no se sabía qué enseñanza implícita había detrás. Esta es las 5 etapas del camino gradual a la iluminación y los niveles de realización que se pueden realizar sobre esas 5 etapas.

Hay dos enseñanzas: una directa relacionada con la sabiduría y otra implícita que está relacionada con el método. Es necesaria la unión de la sabiduría y el método.

La enseñanza del método estuvo oculta y fue sacada a la luz por el maestro Asanga.

Dentro del Sutra hay tres enseñanzas:

•  Palabra a través de la Bendición

•  Palabra a través de la Concordancia

•  Palabra verbal de Buda

El Sutra del Corazón se conoce como “Palabra de Buda a través de la Bendición”, porque lo recibió después de una meditación en la que recibió la enseñanza de Avalokistevara.

Este Sutra pertenece al Sutra Mahayana porque Buda dio esta enseñanza a los discípulos Mahayanas, sobre cómo se desarrollan las 5 etapas del camino Mahayana y las 6 perfecciones.

Hay dos explicaciones del Sutra del Corazón:

•  Enseñanza interpretativa

•  Enseñanza definitiva

Se dice que un sutra es interpretativo cuando no lo podemos interpretar literalmente. Otra explicación dice que no lo podemos aceptar tal como aparece.

La frase que dice que no hay ojo, ni nariz… según una explicación uno puede aceptar literalmente que no hay ojo que exista por sí mismo, independientemente. En este sentido el Sutra del Corazón es definitivo. Los maestros del camino medio (Nagarjuna, Chandrakirti y Shantideva) afirman que este Sutra puede tomarse como definitivo.

Makeda fue un Rey que mató a su padre y Buda le dijo que los padres están para matarlos. Dicen que ésta sí es una enseñanza interpretativa. Buda dijo eso porque en ese momento el rey estaba muy deprimido y no sabía qué hacer, y quería ayudarle a subir la moral y aplicó esa frase para llevarlo al Dharma, al interpretar las emociones negativas y nuestros apegos como algo para matarlos.

Otros maestros dicen que es un Sutra interpretativo. Cuando dice que no hay ojo, eso implica otra cosa que no es, que no hay ojo que exista independientemente por sí mismo, sino que no hay ojo que exista verdaderamente, explicando la diferencia entre existir independientemente y realmente.

Todos aceptan que si existe algo debería existir por sí mismo, inherentemente. Pero según la escuela media no hay diferencia entre existir verdaderamente y por sí mismo

Según el Sutra Tantra, un Sutra debe reunir 4 cualidades .

Con un Sutra de Buda tenemos que ver si el que habla es Buda o la emanación suprema de Buda.

La primera cualidad es que un Sutra de Buda debe revelar uno de los métodos siguientes:

•  Renacer en los reinos superiores

•  Alcanzar el estado de Liberación

•  Alcanzar el estado de Omnisciencia

La segunda cualidad es que debe estar libre de contradicciones con la misma enseñanza, que lo que explica antes y lo que explica después tenga coherencia.

La tercera cualidad es que al aplicar la enseñanza de Buda se debe obtener el resultado. La función de los Sutras es eliminar los engaños de los seres.

La cuarta cualidad de un Sutra de Buda es que tiene el propósito de conseguir el estado de paz, que se consigue eliminando los engaños. La intención principal del maestro debe ser beneficiar a los seres.

Antiguamente en el Tibet se recitaba el Sutra del Corazón diez o quince veces. Antes de recitarlo se hacía una alabanza que empezaba con la frase de “me inclino ante la madre de los Budas de los tres tiempos”. Esto se refiere tanto al sujeto que realiza la vacuidad como al objeto, la vacuidad misma.

Todos los Budas del pasado alcanzan la iluminación mediante la realización de la sabiduría que realiza la vacuidad. Si no, no es imposible alcanzar el estado de Buda. Por eso a esta sabiduría se la conoce como la madre de los Budas de los tres tiempos. No sólo es necesario para alcanzar el estado de Buda, sino también, para alcanzar el estado libre de sufrimiento.

Cuando se dice que la vacuidad es el objeto reconocible por la sabiduría discriminadora se refiere a la sabiduría de los arias (los seres que han realizado el camino de la visión), la sabiduría que realiza la vacuidad tal como es.

Los seres ordinarios no podemos percibir la vacuidad tal como es, por que no es como el objeto de los sentidos, y, por tanto, no podemos tener una percepción directa de ella. Para ello tenemos que convertir nuestra mente en una mente que realiza la vacuidad. No obstante, aunque se diga que la experiencia de la vacuidad no se puede expresar con palabras, esto no quiere decir que todo lo que no se puede expresar con palabras sea un tema profundo. El sabor de un caramelo tampoco se puede expresar con palabras, podemos dar alguna noción de cómo es su sabor, pero el sabor tal cual es no lo podemos expresar.

Cuando se dice que es reconocible por la sabiduría discriminadora, esto quiere decir que puede ser conocido por una sabiduría. Nosotros podemos entender la idea general, aunque no retengamos la percepción directa. Sólo cuando se logra el tercer nivel del camino de la visión se puede tener una visión directa de la vacuidad.

La perfección de la sabiduría o la vacuidad no nacen ni cesan, no son producidos ni cesados. Son como la naturaleza del cielo, que quedan como esa naturaleza, libre de obstrucción. No se producen de forma inherente, ni cesan de forma inherente.

El tema principal del Sutra del Corazón es la vacuidad y cómo se desarrolla la sabiduría que comprende la vacuidad.

Primero tenemos que conocer el objeto de la negación. La vacuidad es una mera negación.

Si no se conoce el objeto se puede llegar al extremo del nihilismo.

Es equivocado analizar diciendo que cada parte de un vaso no es el vaso y después de repasar así todas sus partes, decimos que no hemos podido encontrar el vaso y, por tanto, no existe el vaso. Esto es el nihilismo, llegamos a decir que no hay vaso.

La vacuidad de cualquier fenómeno se refiere a una base. No puede existir la vacuidad solitaria, se tiene que referir a un objeto o base. Tiene que haber un objeto de negación y refutarlo, pero si no tenemos objeto llegamos al nihilismo, negando la existencia relativa o convencional del vaso.

No todos los textos explican de forma correcta el objeto de la negación. Una explicación correcta la encontramos en los maestros de la escuela media: Nagarjuna, Chandrakirti, o Shantideva.

Lama Tsong Kapa aconseja:

1. Estudiar textos válidos.

2. Meditar mucho sobre el Guru y orar para recibir su bendición.

3. Involucrarse en la práctica de dedicación de méritos.

Para reconocer el objeto de negación tenemos que reconocer primero nuestro concepto de aferramiento al concepto del yo que tenemos de forma innata, el concepto del yo como sólido e independiente.

La raíz de todo el sufrimiento es nuestro concepto de la existencia del yo de forma independiente, existente por sí mismo. Esta forma de percibir errónea es innata y a partir de aquí surge la confusión y las emociones negativas, porque mantenemos una actitud equivocada desde la base.

Nuestra concepción innata del yo es que se aferra al yo como si tuviera su existencia en los agregados por sí mismo e independiente de otros factores. Si investigamos no podemos encontrar este yo que existe por sí mismo, aunque al analizar este aferramiento innato se esconde (es muy listo sic. ).

No obstante surge de manera muy fuerte en los momentos de peligro, si estamos cerca de un acantilado y resbalamos decimos: “¡me caigo!” no decimos “¡se cae mi cuerpo!” También surge cuando alguien nos acusa injustamente por un delito y reivindicamos nuestra inocencia.

En esos momentos se mezcla el yo convencional y el yo como concepto, pero si uno los analiza cuidadosamente son distintos. Pensamos en un yo que no depende del cuerpo y la mente. Esto es lo que hace que se considere lo más importante del mundo, que no importa la felicidad de los demás y sólo el beneficio para uno mismo.

Tenemos que meditar hasta reconocer este concepto erróneo del yo y eliminarlo de la mente. Si alguien no tiene méritos, ni siquiera tiene la menor duda sobre si el yo existe de forma independiente o no. Si alguien tiene ciertas dudas, entonces empieza a temblar el samsara.

Cuando reconocemos la raíz de nuestro sufrimiento y que la mente que tiene el concepto del yo, es equivocada, entonces realizamos la sabiduría que reconoce la vacuidad. Si reconocemos la vacuidad no cometeremos karmas negativos porque no hay base para cometer acciones negativas.

Para hacer la meditación de la vacuidad del yo se pueden utilizar razonamientos lógicos, como la interdependencia o la originación interdependiente o si el yo existe como los cinco agregados o separado de los cinco agregados.

La mente está acostumbrada a ver el yo como algo que existe objetivamente en los agregados sin depender de la mente.

Si ese concepto que tenemos del yo existe debería existir:

1. Idéntico a los cinco agregados.

2. Separado de los cinco agregados.

No existiendo una tercera posibilidad al ser las dos anteriores mutuamente excluyentes.

Si el yo fuera idéntico a los cinco agregados no se podría hacer una distinción entre el yo y los agregados. Sería lo mismo desde cualquier punto de vista, siempre y en cualquier lugar. Entonces no tendría sentido hablar del yo y los cinco agregados distintamente, no se podría decir “mis agregados”. No podríamos tener distintas imágenes de los agregados y del yo.

Otra contradicción es que, no podemos separar el yo que renace y toma los cinco agregados.

Si realmente existe la apariencia del yo tal como nuestra mente la percibe, el modo de existencia y el modo de apariencia del yo sería lo mismo. Entonces no habría un concepto erróneo del yo que eliminar. Sin embargo, el modo de existencia real de los fenómenos es distinto del que nos viene a la mente.

Si existe el yo tal como lo percibimos debe ser la verdad última y esa apariencia sería percibida igual por nosotros como por los arias.

Otro razonamiento es que el yo moriría con los cinco agregados, no existiría el renacimiento y, por tanto, los condicionamientos kármicos.

Para evolucionar como seres humanos tenemos que desarrollarnos poco a poco desde la concepción. Cuándo la consciencia se concibe en la matriz de la madre, no están los cinco agregados completos, ¿Porqué el yo tiene que desarrollar los cinco agregados, si el yo y los agregados forman la misma entidad?.

Si aceptamos que la apariencia del yo existe tal como nuestra mente la percibe, esto sería una verdad última y sería objeto de los seres arias, y cuando están en equilibrio meditativo sólo les aparece la vacuidad, y si aparece otro fenómeno este meditador no tiene percepción directa de la realidad porque aparece el dualismo de la verdad convencional y la verdad última.

Si realmente el yo puede cambiar, o no, o si puede desintegrarse con el tiempo, es algo que tenemos que analizar. Si el yo fuera idéntico a los cinco agregados no podría cambiar no envejecer. Cuando tenemos un cuerpo pequeño sería el yo de la infancia, luego sería el yo adulto y luego el yo de la vejez. Convencionalmente sí se puede etiquetar así, pero el yo no podría cambiar, envejecer o desaparecer.

Luego está la pregunta de quién tiene dolor. Si nos duele un brazo, quién tiene el dolor ¿el brazo o el yo? Si fueran lo mismo no cabría esta pregunta. Si analizamos no podemos indicar el yo que está enfermo, depende de la parte del cuerpo físico que tiene el dolor. El dolor está en el cuerpo, no en el yo.

Si el yo fuera idéntico a los cinco agregados, deberíamos tener cinco yoes, pero sería absurdo decir que en un yo hay cinco yoes.

La otra posibilidad de existencia del yo sería como independientemente de los cinco agregados, entonces el yo no tendría ninguna relación con ellos.

Si fuera así seria muy fácil de identificarlo después de haber eliminado a los cinco agregados, pero, sin embargo, no es así.

El yo no tendría sentimientos ni sensaciones agradables ni desagradables.

Se perdería el sentido de la realidad convencional. No se podría hablar de que tengo frío, hambre, etc. porque el yo no tendría contacto con el cuerpo físico.

Se puede hablar del yo y lo mío. Los miembros de nuestro cuerpo decimos que son míos. La sonrisa se designa cuando estiramos la boca, entonces no podríamos decir que yo sonrío.

Para reconocer el objeto de meditación tenemos que hacer este análisis y ver cual es el objeto de negación.

Tenemos que ver que no hay una tercera posibilidad : el yo existe siendo uno con los agregados o existe distinto de los agregados.

Si no existe de ninguna de estas dos maneras es que esa imagen que tenemos del yo no existe.

Nuestra meditación en la vacuidad debe estar combinada con la práctica de purificación (ofrecimiento del mandala, postraciones ante los 35 Budas…) Purificando los engaños dejamos más espacio para ver que es la vacuidad.

Si uno es un meditador con inteligencia desarrollada, al descubrir la vacuidad siente gozo. Si no se tiene tanto mérito o sabiduría, se tiene una sensación de pérdida de un objeto valioso.

Realizar la vacuidad nos sirve como antídoto contra los engaños y como exaltación para las acciones positivas. También se puede desarrollar una realización estable y clara de Las Cuatro Nobles Verdades y generar una fe irreversible hacia el Buda y las enseñanzas del Dharma.

Cuando Tsong Kapa desarrolló la vacuidad generó una fe tan fuerte en el Buda que escribió un texto sobre lo inefable que son las enseñanzas: “Maravilloso Buda y maravilloso refugio, eres el supremo, el que explica la enseñanza, experto en explicar la originación interdependiente, ante Ti me inclino”.

Tsong Kapa alaba la explicación de la originación interdependiente o de la vacuidad que enseñó el Buda.

La relación interdependiente o la visión de la originación interdependiente, es un punto clave. A un nivel burdo sería la ley de causa y efecto (Karma)

Según la visión abierta la originación interdependiente se refiere a todos los fenómenos. Según la visión cerrada sólo se refiere a los fenómenos que surgen dependiendo de causas y condiciones. La visión abierta sería la sostenida por las dos escuelas superiores (Madhyamika Prasanguika y Madhyamika Svatántrica)

Según las escuelas inferiores se refiere a los fenómenos transitorios, no incluyen los permanentes. Sobre esto, las escuelas del camino medio, dicen que espacio y vacuidad, por ejemplo, también son un fenómeno interdependiente, porque el espacio depende de los términos y de la mente que lo imputa como espacio.

También dentro del camino medio, en la escuela Madhyamika Prasanguika (la más alta) se explica que todos los fenómenos existen dependiendo de una mera imputación o etiqueta. Mera imputación quiere decir que cuando se utiliza el reconocimiento para decir que todos los fenómenos son vacuidad, la respuesta es que eso es así porque es una originación interdependiente.

Cuando decimos que el yo no existe como lo percibimos, no quiere decir que el yo no existe. El yo existe como una mera etiqueta, dependiendo de los 5 agregados .

Hay una confusión entre el yo convencional y el yo falso. Parece que sólo hay uno y, debido a esa confusión, tenemos tanta dificultad para realizar la no existencia inherente del yo. Esto persiste aún a niveles avanzados de práctica. Por eso es importante meditar y meditar sobre esto, para no dejar a la mente que se confunda. Esto es como cuando confundimos una piedra lejana con una persona.

El sutra del corazón dice que forma es vacuidad y vacuidad es forma porque forma y vacuidad son de la misma naturaleza, carecen de existencia independiente.

No podemos encontrar un punto de partida a la ignorancia. Desde que existen los seres existe la ignorancia. Tiene una continuidad, y la ignorancia de esta vida depende de la ignorancia de una vida anterior y no se puede encontrar el origen. Es como el arroz que surge de una semilla y esa semilla de otra y de otra…

Explicación del Sutra

El Sutra del Corazón se llama, en sánscrito, “Arya Bhagavati Prajnaparamita Hrdaya Sutram”, cuya traducción sería algo así como “El Sutra del Corazón de la Perfección de la Sabiduría”

Arya = Noble

Bhagavati = Bienaventurado

Prajnaparamita = Perfección de la sabiduría

Hrdaya = Corazón o esencia

Sutram = Sutra

Cuando se dice Hrdaya es porque este sutra es la esencia de todo el prajnaparamita sutra, que son 16 volúmenes sobre este tema. Se dice que este sutra es el corazón o esencia de aquel sutra. También se le llama el sutra del sutra.

Bhagavati quiere decir la madre bienaventurada, porque la perfección de la sabiduría que realiza la vacuidad es la madre de los que alcanzan la iluminación. Los Budas de los tres tiempos nacen gracias a la sabiduría.

El traductor tibetano decía que este texto tiene un sólo capítulo. Esto quiere decir que hay un límite del texto, una cantidad limitada de estrofas. Esto fue para evitar añadidos u omisiones al texto.

Según las normas de traducción un capítulo contiene 25 estrofas, lo cual implica que este sutra contiene exactamente 25 estrofas, y cada estrofa tiene 4 líneas. Aunque si no está en forma de poema, una estrofa puede ser más larga.

Para explicar “perfección de la sabiduría”, lo que significa la sabiduría que a más allá, hay varias explicaciones.

La verdad última va más allá de la verdad convencional. Los seres que han desarrollado la visión superior (los arias) van más allá de los seres ordinarios. Los seres que han alcanzado la iluminación van más allá del samsara.

Cuando se traduce Prajnaparamita al tibetano hay dos connotaciones:

1. La sabiduría que se desarrolla en el camino, antes de alcanzar la iluminación.

2. Cuando una ha alcanzado el nivel de iluminación.

Como hay dos traducciones hay dos escuelas filosóficas en Tibet que siguen una u otra.

Una escuela da una explicación más estricta: La perfección de la sabiduría debería referirse a la sabiduría que va mas allá de todos los oscurecimientos y negatividades, sería la sabiduría que va más allá, la sabiduría de los Budas.

Según la escuela Madhyamika, esa perfección se refiere a los dos tipos de sabiduría: En el continuo mental de los Bodhisattvas también se tiene esa sabiduría. Es una explicación más flexible y amplia.

El término perfección de la sabiduría se puede referir a muchos temas, por ejemplo, a todas las cualidades de Buda, ya que es una mente omnisciente. Por otro lado se refiere a la vacuidad, que es el objeto de la mente que percibe la vacuidad.

Se puede referir al sujeto que percibe la vacuidad. Se puede referir al texto que contiene la enseñanza de la perfección de la sabiduría.

  1. Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: